Errores más comunes en crochet


Errores más comunes en crochet

N.º de producto: BLOG21 Notificar sobre disponibilidad

Errores más comunes en crochet

 

¿Por qué mi labor cambia de tamaño? Conseguir bordes rectos

 

A todas nos ha pasado al principio… Empiezas el proyecto muy bien, y unas cuantas vueltas más tarde… ¡OMG! La labor se hace más ancha o más estrecha, y tiene una pinta como esta:

 

errores-comunes-crochet-e1516120065637     emoticono 

 

 

 

¡¡¡Tranquila!!! Podemos solucionarlo. Ten en cuenta estos consejos:

 

1 - Cuenta los puntos

 

Lo más probable es que tu labor inicialmente tuviera un número de puntos distinto al que en tu última vuelta tiene. Es muy importante cuando empezamos a tejer en crochet o ganchillo que contemos los puntos de cada vuelta, porque es muy fácil que confundamos el último punto o el primero.

 

Si al terminar una vuelta vemos que el número de puntos no nos coincide con el deseado, estamos a tiempo de corregirlo, podemos buscar el error, deshacer la vuelta hasta donde hemos metido la pata (sí, por mucha pereza que nos dé…. ¡deshaz! para conseguir labores bien hechas), y rehacemos la vuelta con los puntos correctos.

 

2 - Utiliza un marcavueltas 

 

Puedes adquirirlos en nuestra tienda online. Los marcavueltas son súper útiles e imprescindibles. Marcar el último punto de la vuelta anterior (o el primero) es vital para que veas claramente cuál será tu último o primer punto en la vuelta siguiente. Verás que esto te ayuda muchísimo.

 

marcavueltas

 

3 - Puntos débiles

 

Si el número de puntos no te cuadra… busca el error en primer lugar en los puntos débiles (en los que es más probable que esté el error), estos son:

 

- El primer y último punto.  Asegúrate de que el primer punto lo has hecho según el patrón (dejando el espacio que te indica de cadenetas de altura), y que el último lo has tejido en el último de la vuelta anterior.

 

- Comprueba posteriormente que no hayas hecho un incremento (tejer dos puntos sobre el mismo punto de la vuelta anterior), o al revés, que no te hayas saltado ninguno sin tejer.

 

Contar como punto lo que no es un punto: Ten cuidado de no contar como un punto el nudo inicial al empezar la labor, cuenta sólo las cadenetas que has tejido para empezar la labor. Te puede ayudar poner un marcador en la primera cadeneta que hagas, y cuando vuelvas en la primera vuelta, verás con claridad cuál es la primera cadeneta y tu último punto.

 

La hebra que está enganchada a la aguja no es un punto. No confundas la última cadeneta o punto que has hecho con el hilo que rodea tu aguja.

 

- Las cadenetas de altura: Debes tener claro según el patrón que sigues y el tipo de punto que estés haciendo si las cadenetas de altura al inicio de una vuelta cuentan como un punto o no. Si las cadenetas de altura cuentan como tu primer punto, cuando vuelvas en tu siguiente vuelta, asegúrate de que tu último punto se teje sobre la última cadeneta de altura. Además, si las cadenetas de altura cuentan como un punto, para tejer el segundo punto tendrás que ir al siguiente punto de la vuelta anterior, es un error común tejerlo en el primero, de manera que estás haciendo dos puntos en el mismo hueco.

 

- Picar la aguja sólo por una de las dos hebras del punto. A much@s crocheter@s les pasa al principio que introducen la aguja sólo por una de las dos hebras del punto.

Ya vimos en otro artículo anterior la diferencia entre la hebra de delante y la hebra de atrás. Según el tipo de punto, puede ser que el patrón consista en introducir la aguja en sólo una de las hebras, pero si no es así, por norma general, deberías meter la aguja en el punto completo, asegúrate de que dejas las dos hebras del punto encima de la aguja, formando una pequeña “V”, así:

 

punto-crochet-e1516120683731

 

 

Espero que estos consejos os hayan servido, nos vemos en otro artículo!!

 

También recomendamos


Examine esta categoría: BLOG para tejedores/as